Perro se niega a dejar de ladrar hasta que un motociclista lo sigue hasta un bebé abandonado

Perro se niega a dejar de ladrar hasta que un motociclista lo sigue hasta un bebé abandonado

A fines de diciembre, Junrell Fuentes Revilla conducía su motocicleta por las montañas cerca de Cebú en Filipinas cuando un perro comenzó a correr tras él. El perro ladraba y ladraba, desesperado por llamar la atención de Revilla. El motociclista pudo sentir que el perro estaba tratando de decirle algo, por lo que detuvo su motocicleta y se acercó al cachorro.

El can llevó a Revilla a un vertedero y había un pequeño bulto que se retorcía en el suelo. “Para sorpresa de Revilla, encontró a un bebé envuelto en una toalla marrón”, dijo a The Dodo Gea Ybarita, miembro del personal de Hope for Strays.

“El lugar donde se encontró al bebé está aislado, ya que está en la cima de la montaña”. Revilla recogió al recién nacido y lo llevó rápidamente a la comisaría más cercana, donde intervino el Departamento de Bienestar Social. Gracias a la rapidez del peludo, el bebé fue encontrado justo a tiempo y aún se encontraba en buen estado de salud.

Cuando la historia del heroísmo del perro callejero se extendió a las noticias locales, los voluntarios se apresuraron a las montañas con la esperanza de encontrar al valiente perrito. En cambio, se encontraron con un hombre que afirmó que el perro, llamado Blacky, le pertenecía. “Nos mostró el camino a su casa y para nuestra sorpresa, Blacky estaba allí con otros tres perros”, dijo Ybarita. “Hemos confirmado que no es un callejero en absoluto”. Tenía una familia y solo estaba ayudando.

Los rescatistas se sintieron aliviados de que Blacky tuviera un hogar lleno de amor, pero era evidente que el perro y su familia aún necesitaban ayuda. “El dueño de Blacky dijo: ‘No importa lo difícil que sea la vida, aunque soy pobre, alimento a todos mis perros y los cuido bien’”, dijo Ybarita.

Desde entonces, Blacky y su familia han recibido un gran apoyo de la comunidad, incluidas donaciones de alimentos, suministros para mascotas y más. Si bien es posible que Blacky no lo sepa, ha cambiado el futuro para él, su familia y una niña muy afortunada. El peludo estuvo en el momento preciso y por instinto logró ayudar a una pequeña.